El Imperio Final (Nacidos de la Bruma #1) – Brandon Sanderson

Sinopsis

Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes e inmortalidad.
Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia». Pero los nobles, con frecuencia, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los «nacidos de la bruma» (mistborns).
Ahora, Kelsier, el «superviviente», el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.

Review

Este libro es como armar un puzzle de 1000 piezas. Comienzas teniendo pieza por pieza la información. Y logras unirla poco a poco como cuando armas los bordes. Sin embargo, a medida que te acercas al centro del puzzle parece que aún te faltan piezas para completarlo.

Tiempo atrás el Lord Legislador salvó la humanidad al destruir la Profundidad. Por desgracia, el poder lo convirtió en un líder tirano. En un mundo donde llueve ceniza, aparece una extraña bruma por las noches, y cosas como las flores no son más que una leyenda.

La sociedad se divide principalmente entre nobles y skaa. Estos últimos no son más que esclavos cuya vida tiene cero importancia. Vin es una skaa algo diferente. El destino quiso que en lugar de terminar trabajando en una plantación, terminara en una banda de ladrones. Su mayor talento era su habilidad para parecer invisible. Eso y su «suerte». Una extraña habilidad que le permitía incitar a la gente a hacer lo que ella quería, pero que, desgraciadamente, se agotaba muy rápido. De todas maneras le había valido para convertirse en el amuleto del jefe de la banda cuando realizaba sus estafas.

Cuando una de estas estafas sale mal. Vin conoce a Kelsier, el único sobreviviente de los pozos de Hathsin y un nacido de la bruma. Este le explica a Vin que su «suerte» es en realidad alomancia, la capacidad de quemar algunos metales para obtener habilidades. La mayoría de los alománticos solo pueden quemar un tipo de metal, pero los nacidos de la bruma pueden utilizarlos todos. Kelsier es el único skaa brumoso en existencia, o al menos lo era antes de Vin.

— ¡El clavo me atacó!
¿Daba vida a los objetos ese metal? Ese sí que sería un poder increíble.
— La verdad es que te atacaste tu misma.

Vin se vuelve parte de la banda de Kelsier, y se une a su plan para derrocar al imperio final y asesinar al Lord Legislador. El problema es ¿Cómo asesinas a un dios? A menos que solo sea una leyenda y el Lord Legislador no sea más que un hombre. Todos en la banda creen que es una misión imposible, pero deciden aceptarla de todas maneras.

Vin estaba empezando a comprender que su antiguo objetivo en la vida (sobrevivir, sin más) carecía de valor. Había muchas cosas que podía hacer. Había sido esclava de Reen; había sido esclava de Camon. Sería también esclava de Kelsier, si tarde o temprano eso la conducía a la libertad.

Mientras Vin practica con Kelsier la alomancia, su tarea principal consiste en infiltrarse entre los nobles, haciéndose pasar por Lady Valette en las reuniones sociales, como los bailes, para conseguir información y esparcir rumores a su disposición.

Finalmente se dio cuenta de por qué se esperaba que los hombres ayudaran a las mujeres a salir de los carruajes. No era una costumbre tonta después de todo: lo tonto era la ropa.

El problema es que llamó la atención de Eland Venture, único heredero de la casa más poderosa de Luthadel. Por lo menos Vin no es tan tonta como para enamorarse de un noble…

— Quizá lo mejor sea que evites a Venture por completo. Intenta ofenderlo o algo. Dirígele un par de esas miradas tuyas.
Vin miró a Kelsier.
— ¡Esa, esa misma mirada! — dijo Kelsier con una carcajada.

Desde un comienzo la vida de Vin fue muy dura. Su hermano, Reen, la rescató de su madre luego de que asesinara a su hermana menor. Desde ese momento se volvieron ladrones y su hermano se encargó de enseñarle a no confiar en nadie, ni siquiera en él. Lo que comprobó al escapar y abandonarla como siempre le dijo que haría.

Una vez en la banda, Kelsier le enseña a Vin lo que significa confiar en otra persona, pero también le recuerda lo que se siente cuando te traicionan…

Kelsier la miró durante un instante, luego sonrió.
— La primera vez que nos vimos, apenas pude conseguir que dijeras unas palabras. Ahora me estás dando sermones.

Un increíble comienzo de saga, lleno de acción, romance, amistad, humor, locura. La verdad me parece completo en todo sentido. Hace mucho que no encontraba un libro que te llevara a un mundo completamente distinto y que tuviera tan buen nivel de desarrollo tanto del lugar como de los personajes y del tipo de «magia» de la historia, pues cuando Vin aprende a utilizar a alomancia tenemos una clase completa de su uso y sus bases científicas. Todo esto de manera didáctica, sin llegar a aburrir a pesar de las abundantes descripciones.

Dibujo de Vin realizado por Elizabeth Peiró

Además, el sistema de la alomancia me parece absolutamente impresionante y completo.

La única advertencia que haré es que hay mucha sangre. Las constantes batallas en la historia tienden a ser bastante descritas y sangrientas. Sin embargo, me considero bastante sensible y a mí no me afectó.

Siento que he encontrado una de esas historias que son una real joya. Que puedes disfrutar una y otra vez. O al menos espero que sea así, sólo he leído el primero y ya me entusiasmé 😅.

Bye bye 💕

Si te gustó este post por favor pon me gusta, comparte & comenta