Olympian Reckoning (Olympian Challenger Libro III – Astrid Arditi)

Olympian Reckoning (Olympian Challenger Libro III – Astrid Arditi)

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Reviews
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Sinopsis

Incluso en un mundo de mitología e historias, los cuentos de hada no siempre se cumplen.

Al liberar a los Olímpicos, Hope hizo una apuesta imprudente. Pero ella debe enfrentar a las probabilidades y jugar a ganar, por su bien… así como de la humanidad.
Ayudada por sus amigos y aliados — viejos y nuevos — Hope elabora la trampa destinada a atrapar a los dioses, mientras se esfuerza por sobrevivir a este peligroso juego.

Ella fue una vez la campeona de los dioses del Olimpo. Ahora, ella debe desafiarlos.

Lee Olympian Reckoning ahora para descubrir el final del heroico viaje de Hope!

Review

Voy a poner una frase del libro fuera de todo contexto para evitar spoilers, pero necesito comentarla:

Kieron loved me fast and hard, probably a result of a life starved from hope.

(Kieron me amó rápido y firme, probablemente el resultado de una vida necesitada de esperanza.)

Kieron necesitaba «Hope» en su vida…

Perdón, ahora sí el review en serio…

Este libro comienza justo donde termina el segundo. Hope y Kieron están atrapados en el Olimpo, con Kieron siendo castigado día y noche por su padre.

Todo era parte del plan de Hope. Se dejaría capturar por Hermes para tender una trampa a los dioses. El problema es que no tuvo tiempo de poner al tanto a Kieron, por lo que él trató de defenderla de Hermes y terminó capturado con ella.

Por si fuera poco, Hope aún le debe un favor desconocido a la Pythia. Como no podía ser de otra manera, el favor que la Pythia desea es que Hope se convierta en su reemplazo, para al fin poder descansar. Esto implica para Hope, vivir para siempre como un juguete de los dioses, además de vivir en celibato. Aunque en realidad esto último poco importa pues Kieron, al descubrir que lo habían capturado por un plan de Hope, se hartó de ella y la dejó.

Kieron no parece conmovido por mi declaración… «Tú no eres un mártir desinteresado, Hope. Eres una pequeña niña narcisista con complejo de héroe.»

Si bien Kieron estaba claramente molesto y exageró un poco en cuanto a Hope, estoy de acuerdo que tiene un complejo de héroe demasiado grande. Desde el primer libro fue claro que es incapaz de evitar ayudar a los demás, y siente que todo el peso de los dioses está en sus hombros. Aunque es bastante posible que tenga razón en esto último.

Yo nunca intento lanzarme de cabeza a los problemas. No es mi culpa que los problemas siempre parezcan encontrarme.

Al menos el plan inicial de Hope funcionó, los dioses bebieron de sus lágrimas recuperando su inmortalidad y rompiendo la Tela que los encarcelaba en el Olimpo. Pero al beber sus lágrimas se vuelven vulnerables, ahora pueden ser asesinados. El nuevo problema es que asesinar a los dioses para que no maten a los humanos es inútil, si mueren los dioses principales, el mundo muere con ellos. Es necesario intimidarlos y encontrarles una prisión si no se quieren rendir. Fácil no?

Billones de vidas dependen de mí, una adolescente despistada y sin instinto de auto-supervivencia.

Una de las opciones para aprisionar a los dioses es contactar con Thetis quien, a pedido de la misma Hope, no responde los intentos por contactarla. La única otra opción es el Inframundo, lo cual implica contar con la ayuda de Hades…Esta opción ya parece bastante imposible, y además Kieron se niega a pedir ayuda a su padre.

La Pythia dijo «Hades es un dios poderoso. Él es quizá el único Olímpico capaz de derrotar a Zeus.»

«No lo parece. Sus hermanos lo desprecian.» Señalo. «Por qué?»

«Porque Hades, con todas sus faltas, tiene algo que ellos nunca tuvieron–«

Resoplo. «Un negro, negro corazón?»

«No, niña. Hades no ha perdido su habilidad de interesarse.»

Hermoso dibujo de Hades y Persephone hecho por Alexandra V Bach

Hope debe encontrar la prisión para los dioses, además de reunir todos los aliados posibles. Kieron sigue siendo su aliado a pesar de que ya no están juntos.
Al menos Hope tiene a su lado a Gabriel, Eros, Amy y los héroes que los «entrenaron» para la competencia. Pero también tiene al fin a su madre, ya curada de la enfermedad de los semidioses. Teresa es una mujer extraordinaria, muy sobreprotectora y que no le teme a los dioses. Creo que las partes más graciosas del libro son gracias a ella.
También, por cosas del destino, Hope se reencuentra con Lily, su mejor amiga.

Me acurruco junto a ella, sintiéndome feliz y más en paz de lo que me he sentido en años… Nadie de los que amo a muerto en semanas — la vida es buena.

Y aquí… como no podía ser de otra manera, resulta que Heath sí vuelve a aparecer. Ahora es la sombra de Kieron y el nuevo blanco de noviazgo de Lily.
La verdad es que no está tan mal ahora. Claramente ha sufrido y está tratando de reivindicarse, pero de verdad que no me gusta este personaje.

Honestamente disfruté este libro y logré adentrarme en la historia mucho más que en los dos anteriores. Sin embargo, el final me desilusionó horriblemente. Lo peor es que no es un mal final. Al contrario, a mi gusto era una idea excelente, pero está demasiado incompleto.
Sentí que sólo se le dio un final a Hope, pero la mayor parte de los personajes fueron ignorados y no sabemos nada de lo que pasó con ellos.

Aquí hay spoilers del final del libro, no abras esto si no lo has leído.
Sentí que la guerra quedó en la mitad, no se concluyó. Al menos se podría haber explicado después cómo se dieron las cosas, por ejemplo, cuando Hope lee el periódico.
Que Hope muriera me pareció una buena idea pues, al fin y al cabo, le otorgó a ella y Kieron la eternidad que deseaban juntos. Aunque no entendí cuál fue el punto de que Hope fuera indestructible.
Que Eros muriera… Se sintió horriblemente innecesario. Quizá aportó a la historia con la rendición de Aphrodite, pero sentí que faltó desarrollo a esto.
Y, sobre todo, Hope murió y al menos su madre está bien pero, y Lily? Y Gabriel, que ahora quedó sin novio y sin amiga? Y Amy como la nueva Pythia? Al menos Hope pudo preguntar por ellos. Fue cómo si ya no importaran.

Para mí este libro merece 3 estrellas. Decidir esto me costó muchísimo pues tengo sentimientos encontrados.
Amo la trama, amo a los personajes, amo a Astrid, amo hasta las portadas. Pero creo que precisamente por esto el final no me dejó satisfecha.
Aún lo recomiendo y es un libro que disfruté bastante pues no me pareció tan predecible, tiene sus partes graciosas, algunas románticas y, por supuesto, mitología que a mí me fascina. Simplemente me dejó con un mal sabor de boca porque siento que si el final hubiera tenido un par más de capítulos habría sido muchísimo mejor y habría merecido 4.5 estrellas mínimo.

Bye bye ?

*Al momento de hacer este review, sólo existía su versión en inglés.*

*Yo leí este libro en inglés, por lo que algunas cosas están
traducidas por mí y pueden no ser idénticas a la versión en español*

Si te gustó este post por favor pon me gusta, comparte & comenta

0
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta